La Gente y sus costumbres en  Jordania La Gente y sus Costumbres en Jordania
El pueblo jordano se caracteriza por su hospitalidad, expresada por el saludo árabe “Ahlan Wa Sahlan” (Sea bienvenido) que se oye a cada paso. Los jordanos son un pueblo amistoso y el visitante se encuentra a gusto donde quiera que vaya. Jordania se desenvuelve en torno a la vida familiar y vecinal, a la que suelen invitar a los visitantes.
Son más de 6 millones de habitantes repartidos por todo el territorio, la mayor parte concentrada en la capital y sus alrededores.
La mayoría de los jordanos son musulmanes. Cuando los musulmanes se disponen a rezar, deben lavarse las manos, brazos, pies, cabeza y cuello. Todas las mezquitas disponen de una zona habilitada para ese fin. Si no hay agua disponible, un poco de arena blanca bastará y si ésta tampoco se encuentra solo será necesario formular la intención de purificarse (aunque esto último es muy extraño). Después tienen que orientarse hacia La Meca y seguir una serie de gestos y genuflexiones. Los árabes pueden rezar en cualquier lugar, por lo que suelen llevar una estera de oraciones para esos momentos. Tienen prohibido beber alcohol, comer cerdo (considerado un animal sucio) y abstenerse de cometer fraude, usura, calumnia o hacer apuestas.
El tabaco es muy frecuente e invitamos a probar una nargileh (narguila), la pipa tradicional árabe de sabor suave y perfumado. La encontrará en numerosos restaurantes y cafeterías.
Sólo un 7% de los jordanos son cristianos, judíos. Existen otros grupos minoritarios como los armenios, chiítas, circasianos (musulmanes sunnitas no árabes, huidos de la persecución que sufrieron en Rusia en el siglo XIX), tcherkeses y drusos (variedad del islamismo chiíta), así como una importante población de refugiados de otros países árabes, sobre todo palestinos. No hay que olvidar que Jordania acogió a numerosos palestinos, otorgándoles la nacionalidad durante las guerras con Israel.
Para la población musulmana los valores religiosos forman parte de la vida social, aunque Jordania es más occidental que otros países árabes, las mujeres aún no ocupan puestos similares a los de la población masculina.
La antigua estructura tribal de los beduinos se mantiene más o menos intacta, aunque los verdaderos nómadas están disminuyendo, asentándose poco a poco en las ciudades. Los beduinos suelen ser nómadas y van cambiando de sitio constantemente de acuerdo a las riquezas que el suelo les va proporcionando (especialmente agua y alimentos para el ganado).
La lengua oficial es el árabe y la segunda lengua hablada es el inglés.
Jordania tiene una variedad de comida. El plato típico del país es el “mansaf”, cordero cocinado con yogur y servido sobre arroz. El “musakhan” es un plato a base de pollo asado con cebollas, piñones y aceite de oliva, sobre pan árabe. El “maglouba” se prepara con carne o pescado mezclado con verdura y arroz. Por su parte, el kebab, uno de los más típicos de Oriente Medio, no es otra cosa que carne asada (de cordero, buey o pollo) y que se sirve de varias maneras. El “sheish kebab” se elabora con trozos de cordero o pollo a la brasa con cebolla y tomate. Destacan, además, el “tabuleh”, ensalada de trigo con tomate, perejil, cebolla, limón, aceite y hojas de menta. Todo ello mezclado y picado muy fino; el “makanek”, salchichas de carne de cordero preparadas al estilo libanés; el “falafel”, las sempiternas bolitas de garbanzos fritas; las “sambusak”, empanadas rellenas de carne picada; el “ful madames”, una ensalada de habas, ajos, limón, comino y aceite y el “shawerma”, un suculento trozo de carne de pollo o cordero ensartado en una varilla y asado lentamente. Se acompaña de cebolla, tomate y perejil.
Existe una gran oferta de restaurantes que sirve auténtica comida árabe a precios razonables. También todos los hoteles cuentan con menús que combinan la comida árabe y la internacional. En la mayoría de los restaurantes se sirve primero el llamado “mezze”, un entrante que varía de un lugar a otro y que consta de pan árabe, puré de garbanzos, hummus, verduras asadas, baba ghanoush o albóndigas fritas de trigo y carne.
En cuanto a postres, prevalecen los elaborados con frutos secos.
Bebidas
La bebida local, muy popular para acompañar platos árabes, es el Arak, un licor aromático de anís que se toma con hielo y agua.
El café (qahwa) se sirve bastante cargado en tazas pequeñas (pero puede encontrase café estilo americano). En cuanto al té (shay), otra de las bebidas utilizadas como signo de hospitalidad, se sirve muy dulce. Pruebe el té con menta ya que es muy delicioso.
Jordania produce algunos vinos y bebidas refrescantes junto a las que se puede encontrar cualquier tipo de bebida importada, especialmente cerveza. Todos los hoteles y restaurantes tienen licencia para despachar bebidas alcohólicas.





Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y para poder ejecutar las órdenes de compra de los productos y servicios que se ofertan en nuestra página web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. x