Qué hacer en  Perú Perú es uno de los destinos más atractivos de Sudamérica. No sólo es uno de los países más seguros y fáciles de la región para viajar, sino que también cuenta con una amplia gama de atracciones para todos los gustos. El gran tamaño de Perú sin duda se relaciona mucho con su historia que se remonta a antes del periodo Inca. Desde antiguas ruinas arqueológicas paisajes naturales y densas selvas repletas de vida silvestre hasta sofisticadas ciudades, Perú realmente tiene algo que ofrecer para todos.
Machu Picchu:
Una de las Siete Maravillas del Mundo, Machu Picchu, ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y es el principal destino turístico del país.
Esta ciudad perdida del periodo inca fue descubierta hace un siglo por el estadounidense Hiram Bingham, aún se desconoce el motivo por el cual los Incas la construyeron.
Más allá de lo intrigante, es el hecho de que esta maravilla de la arquitectura y la ingeniería se construyó en un lugar tan inaccesible, rodeado de naturaleza salvaje.
Visitar Cusco, la antigua capital imperial de los incas:
Hay varios sitios y atracciones históricas incas dentro de la ciudad de Cusco. Tantos, de hecho, la ciudad misma ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
Antes de salir a caminar por el Camino Inca o visitar Machu Picchu, pase un par de días explorando Cusco mientras se aclimata a la gran altitud de la región (Cusco se encuentra a 3,400 metros sobre el nivel del mar). Cusco es una ciudad muy transitable y la mayoría de las atracciones están a 15-20 minutos a pie desde cualquier lugar del centro de la ciudad (cerca de la Plaza de Armas).
Caminar por las calles de Cusco es como pasear por un museo, debido a que muchos edificios coloniales antiguos que bordean las calles estrechas de la ciudad, son ladrillos de las antiguas ruinas. La plaza principal, la Plaza de Armas, en el centro de la ciudad, alberga la Catedral y La Compañía, dos estructuras igualmente impresionantes. La plaza también es un gran lugar para comenzar un recorrido a pie, tomar una comida u observar a la gente durante el día. Y aunque hay innumerables edificios y museos que vale la pena visitar, la iglesia de Santo Domingo, que descansa sobre las ruinas del sitio inca de Coricancha, es una de las atracciones imperdibles de Cusco.
Visitar Lima:
La capital y la ciudad más grande del Perú puede parecer poco atractiva al principio, pero esta ciudad es muy rica en cultura e historia. Hay una gran cantidad de excelentes museos, iglesias, arquitectura colonial española, catacumbas e incluso algunas ruinas antiguas, por lo que puede llegar a ser un excelente sitio para conocer pese a los encantos de otras ciudades como Cusco o Arequipa. Vale la pena conocer el centro histórico de la Ciudad de Lima.
Visitar Arequipa:
Este hermoso pueblo colonial al sur de Lima es una visita obligada si tiene tiempo. El pueblo se encuentra a una altitud de 2.400 metros. Definitivamente vale la pena explorar esta ciudad a pie y visitarla; la plaza principal y las iglesias y catedrales circundantes, el mercado de granjeros de San Camilo, la Casa del Moral y el impresionante monasterio de Santa Catalina. El Convento de Santa Catalina, abierto al público en 1970 tras 400 años de vida religiosa de clausura, es el elemento más característico de la ciudad.
Visitar las islas flotantes del lago Titicaca:
Además de tener el título de ser el lago navegable más alto del mundo, el Lago Titicaca es famoso por sus islas flotantes de caña. Las islas son el hogar de los Uros, un pueblo indígena anterior a la civilización inca.
Recorrer estas islas flotantes artificiales ofrece una perspectiva interesante de la vida de los Uros. Es una sensación extraña sobretodo si es la primera vez, el tener que pisar una isla hecha completamente de juncos.
Hay más de 100 islas flotantes en el lago Titicaca. La mayoría se encuentran a 5 km de las costas de Puno. Las islas más grandes albergan a unas diez familias, mientras que las más pequeñas albergan a dos o tres familias.
Visitar las líneas de Nazca:
Las Líneas de Nazca son enormes e intrincados dibujos grabados en el árido paisaje del desierto costero de Perú, a unos 400 km al sur de Lima.
Enigmáticas y misteriosas, las figuras de personas y animales grabados en el polvo del desierto han desconcertado durante mucho tiempo a los expertos.
Se cree que la gente de Nazca creó las líneas. Son anteriores a los incas por hasta 2.000 años, pero el ambiente extremo de Nazca ha minimizado la erosión y ha ayudado a mantener las líneas intactas.
Visitar las Dunas de arena en Huacachina:
El oasis turístico de Huacachina en las afueras de Ica es ideal para tener un escape de la vida cotidiana. Esta pintoresca población turística esta bordeada de palmeras al oeste de Ica, y técnicamente todavía parte del municipio de Ica, está situada alrededor de una laguna rodeada de enormes dunas de arena, algunas de las cuales alcanzan los 1.000 metros de altura. Aunque son hermosas de ver, la gente viene aquí para probar algunos deportes de aventura.
Ica es un poco más alta que el océano y por lo tanto no se ve afectada por la usual niebla costera como otros pueblos a lo largo de este tramo. La ciudad tiene un clima soleado y seco durante todo el año, lo que la convierte en un buen lugar para visitar en cualquier momento.
Iquitos:
Situado en el río Amazonas y al que sólo se puede llegar en barco o en avión. La metrópoli es un punto de partida para excursiones a la selva y a las reservas vecinas. A pesar de su ubicación remota, hay muchos restaurantes que sirven comida internacional. Diríjase a los bloques a lo largo de la orilla del río para encontrar un edificio de metal diseñado por Gustave Eiffel. Se rumorea que el capitán que la transportaba por el río Amazonas, decidió dejar el edificio en Iquitos, donde fue montada en el lugar.
Visitar el Amazonas:
Perú es donde el Amazonas comienza su vida, en Carhuasanta, antes de descender por los Andes y adentrarse en la cuenca del Amazonas por el otro lado. Por lo tanto, Perú es el único país de América del Sur donde se puede experimentar cada una de sus diferentes formas.
La parte peruana de la selva amazónica es posiblemente la más diversa y prolífica de todas. Y el Parque Nacional del Manu es una de las áreas más biodiversas del mundo, con al menos 1.000 aves y más de 200 especies de mamíferos. Con los numerosos afluentes que tiene el Amazonas, es posible navegar sus tranquilas aguas mientras se ven algunos animales salvajes como cocodrilos y caimanes. También puede adentrarse a la selva y conocer a las tribus nativas.





Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y para poder ejecutar las órdenes de compra de los productos y servicios que se ofertan en nuestra página web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. x