El imperio incaico

A pesar de su importancia y aunque pueda parecer sorprendente, el imperio incaico apenas tuvo una duración de un siglo. Antes del año 1430, los incas gobernaban tan solo el Valle del Río Vilcanota, con capital en Cusco (Qosqo), que en quechua quiere decir “ombligo del mundo”. El inicio de la capital y del imperio tiene lugar en el siglo XII con la coronación de Manco Capac, el primer Inca. Las siguientes dinastías se sucederían en pequeños reinados hasta el año de 1438 cuando Pachacutec, hijo de Viracocha, vence a los chankas. Este hecho posibilita una gran expansión militar, incorporando a la mayoría de grupos culturales de la zona y dando lugar al nacimiento del Tahuantisuyu, el imperio Inca. Los incas implantaron su estilo de vida y a la llegada de los españoles el imperio estaba muy homogeneizado.
La sociedad incaica estaba bien jerarquizada, cada uno tenía su papel y su lugar. La vida no era fácil, pero la comida no faltaba y todos estaban alimentados. La gran complejidad del sistema favorecía la proliferación de funcionarios públicos, entre los que destacaban los Quipucamayoc, encargados de registrar los movimientos de personas y mercancías en los principales caminos; o los chasquis, que a falta de escritura, lo hacían a través de los quipus, es decir, cuerdas con un complicado sistema de nudos que servía para memorizar los datos. Cusco era la capital del imperio y en su centro se alzaba el Templo al Sol, que en la época del noveno emperador Pachacuti había suplantado al anterior dios Viracocha. A un costado se levantaba el Coricancha (actual Iglesia de Santo Domingo).
id: 182748
  • Volver a Artículo : Historia de Perú


  • Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y para poder ejecutar las órdenes de compra de los productos y servicios que se ofertan en nuestra página web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. x